CulturaInternacional

La casa de empeños en apuros.

Comparte.

Según la revista Hot Pop Today, los propietarios del negocio de empeños más famoso de las Vegas, protagonistas de la conocida serie de televisión, se encuentran envueltos en un juicio penal contra el Estado de Nevada. Al parecer, no es oro todo lo que reluce en la casa de empeños.

“Pawn Stars”, conocida en España como “La Casa de empeños” y en Latinoamérica como “El precio de la Historia” es un reality show que cuenta las peripecias de una familia formada por el abuelo Richard “Old Man” Harrison, el padre Rick Harrison, su hijo Corey y su mejor amigo “Chumlee” que atienden una tienda de compra-venta y empeño de productos curiosos de segunda mano.

Se trata de uno se los Reality más populares y rentables de la televisión norteamericana. Se ha llegado a emitir en más de 150 países. La primera temporada la estrenó la cadena Fox en el 2009 y la última se gravó en el 2020. En total son 17 temporadas que abarcan 577 episodios.

En nuestro país los descubrimos en el canal “Historia”. Debido a la simpatía que despertaron en el público, sus capítulos se han emitido en redifusión, una y otra vez, en canales temáticos como Discovery Channel.

Además de los graciosos rifirrafes de Rick con su padre y con su hijo, en la serie conocíamos la historia que había detrás de los artículos que se empañaban, gracias a la colaboración de expertos en objetos históricos, armas, juguetes, grafología, etc. que acudían a la tienda para dictaminar si el artículo era auténtico y hacer una primera tasación.

Detrás de lo que enseñaban las cámaras, se escondían algunos trapos sucios.

Los protagonistas de la casa de empeños
Rick, Corey y el Abuelo. Los protagonistas de la serie.

 Problemas legales en la casa de empeños.

La causa del juicio por el que Rick Harrison se encuentra imputado no se ha querido desvelar a la prensa. Se encuentra bajo secreto de sumario.

Rick declaró a Fox News a la salida del juzgado que: “Cuanto mejor te van las cosas, mas demandas judiciales se empeñan en poner.”

La revista Sensacine especula que el juicio aborda la demanda que en su día puso David Walters a la tienda al no poder recuperar su colección de monedas de oro, valorada en 50.000 dólares.

El hecho se produjo en el 2014 y al parecer, cuando el antiguo propietario intentó recuperar su pertenencia, esta ya no existía, puesto que la tienda había fundido las monedas y las había transformado en un lingote de oro comprometido para su venta.

Al parecer, este no es el único caso en el que se han visto envueltos. Años antes, la tienda compró un conjunto de aretes de diamantes valorados en 40.000 dólares, que se descubrió que eran robados.

Las pesquisas policiales les condujeron hasta el establecimiento. Finalmente, tal y como relata la prensa, el ladrón fue detenido y la tienda se vio obligada a entregar las joyas a la policía.

Austin "Chumlee" Russell
“Chumlee”, el amigo de Corey

El pasado turbio de “Chumlee”.

Austin Russell, apodado “Chumlee” en referencia a un personaje de dibujos animados de la década de los 90, amigo íntimo de Corey, el hijo de los Harrison, se ha ganado un papel destacado en la serie.

Es el simpático gamberrete, un poco inocente e infantil, que sirve de contrapeso a la seriedad de la que hace gala Rick. En el programa parece como si fuera un hijo adoptado de la familia, debido a la complicidad y confianza que mantiene con los otros personajes.

Austin es un personaje real. Es decir, comenzó trabajando como dependiente en la tienda, antes de que se ideara la serie y, efectivamente, se hizo amigo del dueño. Pero, en la vida real, no es tan cándido como aparece en televisión.

En el 2016, su casa fue registrada por la policía de Las Vegas, con una orden judicial y  en ella se confiscaron un alijo considerable de drogas ilegales y ocho armas de fuego no registradas. El juez le sentenció a tres años de libertad condicional.

En el 2012, Chumlee se vio envuelto en una pelea callejera nocturna en Hollywood Boulevard. Cuando los agentes llegaron al lugar del suceso, el adversario estaba sangrando y tirado en el suelo. Austin no era tan inocente como parecía.


Rubiales en videoclip

No te pierdas:

La denuncia de los creadores artísticos al Beso de Rubiales


¿Qué esperabas? Es una casa de empeños.

Esta frase, algo pretenciosa, que parece sacada del dialogo de una película de cine negro, tiene su aquel.

Aunque el programa televisivo parece un espacio didáctico en el que te cuentan la historia de objetos antiguos y curiosos, este se desarrolla en una casa de empeños. Un negocio que tiene su propia idiosincrasia.

Las casas de empeño son los establecimientos a los que acude la gente para vender o empeñar pertenencias de valor cuando necesita dinero inmediato, o cuando desea desprenderse de un artículo con rapidez.

A los gerentes del negocio lo que les interesa es adquirir artículos que puedan vender rápido y con un margen de beneficio alto, o que puedan mantenerlo en prenda a cambio de un interés sustancioso.

Se aprovechan de la urgencia del propietario para imponer condiciones ignominiosas, bien sea en la compra o para recuperar el objeto. El establecimiento podrá revestirse del glamur que quiera, pero estas son las reglas para hacer este negocio rentable.

Las casas de empeño y compra-venta de oro y joyas han sido tradicionalmente una vía de salida rápida para mercancía robada. Con esto no quiero decir que todos los establecimientos de este tipo trabajen con delincuentes, pero en un riesgo inherente al sector.

En una ciudad como Las Vegas, donde la gente necesita efectivo inmediato para jugar en los casinos o para saldar deudas de juego, un negocio de este tipo tiene un mercado privilegiado.

Un negocio de empeños puede especializarse en una gama de productos determinados, como las antigüedades, pero las condiciones de funcionamiento son las mismas para todos.

Por eso, por mucho que en la serie se esfuercen en explicarnos la historia de forma amena a través de los objetos que dejan en prenda los clientes, una casa de empeño es una casa de empeño. Y no hay vuelta atrás.


Comparte.

2 comentarios en «La casa de empeños en apuros.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *